¿A DÓNDE VA LA FEPERCAT?

A la renuncia de la conocida dirigente Ursula Santa Cruz a la secretaría de asuntos sociales de la Fepercat se suma la de Guillermo Romero a la secretaría de asuntos inter-institucionales, con unos argumentos tan convincentes que justifican su renuncia, nos da a entender que este gremio ha caído en manos de dirigentes sin escrúpulos, que se mueven lejos del sentir de la comunidad de peruanos y totalmente vendidos al favor de los representantes del gobierno de Alan García.

Fue Mariana Llano, ex secretaria de cultura de la Fepercat la primera en advertir el juego sucio de intereses económicos y políticos que esconden los máximos dirigentes de esta entidad. Ella renunció a una Federación "cuyos directivos sólo creen en la política y los apretones de mano con sus representantes, en las palabras melosas de sus intermediarios y adulones".

La Fepercat desde hace tiempo dejó de ser la representativa de los peruanos en Cataluña. Era un espacio viciado y hoy se ha convertido en bastión del oficialismo aprista cuyas armas: el boicot, el chantaje, el veto y la traición son harto conocidas. Los integrantes de la primera junta directiva -a excepción de los renunciantes que se esforzaron por cumplir con sus funciones- no tienen visión de futuro, ni capacidad de diálogo para interrelacionarse con los agentes sociales e instituciones del medio y sobre todo no tienen honestidad. Han venido mal formando el desarrollo de este gremio, destruyendo los nobles fines y objetivos para los que se fundó.

Ya nadie cree en los dirigentes de la FEPERCAT. Sus actos no cuentan con la aprobación de la mayoría de organizaciones que forman el amplio tejido asociativo peruano, porque son gente sin espíritu social, sin valores morales ni principios que este año con la mayor desfachatez han condicionado la celebración de Fiestas Patrias a su ardid especulativo, a su posición de comodines pro-cónsules que se ufanan de poseer facultades de las que carecen y pretenden el reconocimiento social sin merecerlo.

Es totalmente reprobable la actitud del actual mando dirigente de la FEPERCAT que ha caído en el sectarismo político más obtuso que está dañando además la imagen de las asociaciones afiliadas cuyos dirigentes seguramente no desconocen las artimañas de aquellos que se aprovechan del cargo para obtener en particular todo tipo de intereses menos los de carácter social que son inherentes a una Federación.

Es lamentable reconocer que actualmente los peruanos que viven en Cataluña siguen huérfanos de una entidad social que los convoque, coordine, recoja sus propuestas, los integre y los represente, de manera seria y responsable, ante las demás instituciones del ámbito, una entidad cuyos dirigentes y afilados trabajen en común por el bienestar de nuestra Comunidad.


La Asociación Cultural Iberoamericana SCORZA está inscrita en el Registre d'Associacions de la Generalitat de Catalunya, con el número 35.181.

Protección de datos, cookies y otros avisos legales