CARMEN JULIA PALMER: Retrospectiva de la agenda cultural del norte

La reconquista de una tribuna para los artistas; la recuperación de un espacio para la expresión del pensamiento y la estética. Éstas son algunas de las perspectivas que se abrieron con la reapertura del Teatro Dos de Mayo el 19 de enero pasado. Aunque es más auspicioso apreciar este evento como expresión de la diversificación de la agenda cultural del norte.

Permite vivir mejor en el mundo que la Orquesta Sinfónica de Piura haya ofrecido Scheherezade bajo la batuta distinguida de Manuel Cuadros Barr en el Teatro Municipal de Piura o que las Estrellas del Ballet de Kiev hayan puesto en escena La Muerte del Cisne en el Teatro Municipal de Trujillo o que el Grupo Llampallec nos muestre a sus talentosos danzarines en nuestro Dos de Mayo.

Éstas no son exquisiteces para pocos, son el derecho de todos a apreciar el talento humano conforme lo reconoce la Constitución. Por eso, cuanto mayor sea el número de escenarios para la expresión de las sensibilidades, mayores posibilidades de acceso a la cultura tendremos. Por supuesto que el acceso a la cultura no se reduce a escenarios formalmente culturales porque igual de enriquecedor será ver caminar a una mujer con capuz y trenzas. Todo es cuestión de perspectivas. A los seres humanos nos gusta la diversidad y es nuestro derecho que esa diversidad sea fomentada por las administraciones públicas vinculadas a los temas como el INC, las municipalidades, las regiones.

Hace poco en un artículo publicado en Babelia, un suplemento cultural del Diario español El País, Iván Thays - el Director de Vano Oficio - mencionaba la necesidad del hombre de derrotar. Si bien esa necesidad puede parecer frívola no lo es del todo. ¿Por qué Lambayeque no derrota a Piura y a Trujillo en espectáculos de calidad?. Puede hacerlo, tiene todo. Convirtamos a Lambayeque en el emporio de la diversidad cultural y de hecho somos ya diversos, seámoslo más. En la diversidad está la alegría de vivir. Pero el reto es lograr una diversidad sostenida en el tiempo y no eventual, una diversidad a la que todo el mundo pueda acceder y no ciertos grupos con mejor posición para informarse que otros.

Hace poco tuvimos con nosotros a la Orquesta Sinfónica de Loja en la cual las mujeres son mayoría en los cordófonos: de los tres chelistas dos son mujeres, no menos de catorce mujeres de los treinta integrantes. Un espectáculo maravilloso que dignificó la vida en Chiclayo; una ciudad sin ornato con cúmulos de desechos por todo lado; pero el arte que todo lo dignifica tiene el poder de hacernos vivir mejor y darnos fuerzas para exigirles a quienes tienen el poder público que lo ejerzan para lograr las finalidades públicas.

 

algarrobo milenario

Cruzando el bao de Las Pavas
han venido dos  gentilas
con sus perros sin plumas
y sus ornamentos de cobre.
Han venido a mirar tus ojos,
a darte miel de vichayo.
 
En la mímesis del  cortarrama
los ruiseñores siguen cantando,
aunque los faiques estén celosos de
tu romance con la luna.
 
Siempre has sido el señor.
Dáme de ti
el parpadeo insomne de los cernícalos;
pero también quiero tu viento,
tus ramas rudas y longevas
 
Voy a llorar tu desdén a mi huaca
Lejos del canto marcial de las chicharras.
Hasta el chaparral  me llevan los alisios
desde donde  las gentilas te miran enamoradas mientras se peinan.
Sus lágrimas de arcilla fosforescen
en el Mirador de las Salinas
 donde confluyen los mil perfiles de shi - an
y en el rumor de tus hojas secas
se guarecen los enjambres.
 Por la tranca Benites  cruzan las gentilas
con la nariz de yukún y un halo a cuculí, para volver a ser la ofrenda sin memoria de aquellos días;  sus largas trenzas van tristes  mientras  tus raíces  dialogan con el río.
Nada has dicho,  salvo que nuestra humanidad es una niña todavía.
 

CARMEN JULIA PALMER OLIDEN. Ferreñafe, Perú. Escritora y mujer de leyes. Fue la mejor representante de las poetas jóvenes que tuvo Lambayeque; hoy en su madurez nos plasma su poética con sabor a tierra dulce y algarrobales, labor que compagina con su carrera de abogacía en su tierra natal.

 


La Asociación Cultural Iberoamericana SCORZA está inscrita en el Registre d'Associacions de la Generalitat de Catalunya, con el número 35.181.

Protección de datos, cookies y otros avisos legales