Decisiones del Consulado de Perú en Barcelona ¿desaciertos o manipulación?

por Ismael Fanlo Boj

Quienes me conocen saben que, aunque de nacionalidad española, estoy emotivamente vinculado a Perú (me casé en Chiclayo, con esposa peruana, y peruanos son la mayoría de mis amigos). Ello me permite seguir muy de cerca el (no)proceso electoral que se está viviendo y opinar sobre el mismo. Esta opinión es la que reflejo en estas líneas.

El pasado 30 de octubre, en un sorpresivo comunicado emitido dos días antes de la fecha prevista para las elecciones al Consejo de Consulta de la Comunidad Peruana en Barcelona, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú, por voz del Cónsul en Barcelona, declaró desiertas las elecciones.

El motivo alegado fue la renuncia de 7 de los 14 candidatos que se habían presentado a las elecciones, que impedía alcanzar los 10 candidatos que como mínimo debían existir para poder constituir el Consejo.

Destaquemos que la justificación/excusa de los candidatos que presentaron la renuncia, en lo que a todas luces es una operación concertada para sabotear las elecciones, era precisamente cuestionar la legitimidad del Comité Electoral

Podemos, a posteriori, plantearnos si había otras maneras más razonables de resolver el problema. Se me ocurre que, dado que en ningún momento el comunicado de RREE cuestiona la validez del Comité Electoral, el Consulado podía haber establecido, de acuerdo con el Comité, una simple prórroga para dar lugar a que se presentasen otras candidaturas.

Pero parece que el Consulado no estaba por la labor de establecer una comunicación efectiva con el Comité Electoral, ¿quizás porque el Cónsul, Sr. Palomino, consideraba incómodos a algunos de los miembros del Comité?

Ahora, el Consulado nos sorprende una vez más con una nueva convocatoria a elecciones, que pretende resolver de un plumazo todo el proceso, pues establece a lo largo del mismo día, 25 de enero de 2009:

  • De 08:30 horas a 09:30 horas: Asamblea de Nacionales (Art. 7 y 8)
  • De 09:30 a 11:00: Comité Electoral (Art.8, 9, 10, 11, 15)
  • De 11:00 a 17:00 : Votación secreta (Art. 6, 12, 13)
  • De 17:00 a 19:00 : Escrutinio de votos, firma de Acta de Resultados y proclamación de los elegidos (Art. 9, 13 y 14)

Ante este planteamiento surgen nuevas dudas, que hacen dudar mucho de las reales intenciones del Representante Consular en Barcelona.

Por una parte, el Reglamento establece que bastará con una "comprobable y efectiva convocatoria a la comunidad peruana para participar en la elección del Consejo, por parte de la oficina consular" (Art. 7), lo que legitima perfectamente la potestad del Consulado para convocar las elecciones.

No obstante, no se puede hablar de una "comprobable y efectiva convocatoria", cuando en la misma web del consulado las únicas referencias a Elecciones del Consejo son las que bajo una llamativa etiqueta de "nuevo" hacen mención de la convocatoria ¡a las elecciones del pasado año 2007!

No dudo que el Consulado enmendará esta omisión en breves días, pues de lo contrario su convocatoria sería perfectemente impugnable por no cumplir con las características de una "comprobable y efectiva convocatoria".

Por otra, "El Comité Electoral tendrá como funciones: a) La realización y conducción del proceso de elección de los miembros del Consejo de Consulta, para lo que contará con la cooperación de la oficina consular." (Art. 9)

Lo que no ha previsto el Reglamento, es el plazo del que dispondrá el Comité Electoral para preparar el proceso electoral, y a esta falta de previsión se acoge el Consulado para establecer este plazo en una hora y media, de 9:30 a 11:00, momento en el que prevé el comienzo de las elecciones.

De hecho, esta decisión inhabilita totalmente la funcionalidad del Comité Electoral para cumplir con su cometido, pues entre otras cosas, sería su responsabilidad establecer plazos de admisión de candidaturas, preparar los boletos de votación, etc. Se transforma al Comité Electoral en un mero asistente que organizará las mesas electorales y procederá al escrutinio de los votos.

Por todo ello, con vista a esta nueva convocatoria a elecciones, es urgente que el Consulado de respuesta a una serie de preguntas.

Si el motivo de suspender las elecciones era la falta de candidaturas:

  • ¿Por qué no se establece, en el mismo comunicado, el procedimiento de cómo y dónde deberán presentarse las candidaturas? ¿acaso en el propio acto electoral?
  • ¿Cómo podrán los electores conocer las diferentes candidaturas, para poder votar con conocimiento de causa?
  • ¿Cómo podrán conocer los candidatos, los requisitos que deben cumplir y que documentación presentar? (más allá de lo establecido en el Art. 11 del Reglamento)

Toda esta secuencia de decisiones da motivos más que suficientes para pensar que desde el Consulado de Barcelona se está interfiriendo en el proceso democrático que debe dotar a la comunidad peruana residente en Barcelona y Cataluña de un Consejo que permita intervenir y colaborar con el Consulado en la mejora de los servicios que se prestan desde el mismo.

¿Con qué finalidad se está produciendo ésta interferencia? Nos asaltan más preguntas:

  • ¿Quizás no interesa que unos ciudadanos peruanos independientes puedan intervenir en la mejora de los servicios consulares?
  • ¿Quizás hay "porquería bajo las alfombras" del Consulado que los ciudadanos no deberían conocer?
  • ¿Quizás tan sólo responde a intereses políticos de algunas personalidades y partidos?

Si el Cónsul Sr. Palomino desea evitar que la comunidad peruana piense que está intentando manipular el desarrollo de las elecciones, deberá reaccionar rápidamente para dejar estas cuestiones clarificadas y permitir que el proceso electoral pueda seguir siendo tan transparente y democrático como lo era hasta el momento de su suspensión.

De hacerlo así, tan sólo se le podrán achacar desaciertos, pues todos los humanos podemos cometer errores.

De lo contrario, no habrá más remedio que concluir que está manipulando el proceso por oscuros intereses, lo que lo hace indigno de representar la noble institución consular peruana en nuestra ciudad.

Espero, desde el sentimiento que me une a la comunidad peruana en Barcelona, que las elecciones puedan seguir un proceso transparente, libre y democrático, y que la comunidad se pueda dotar de un Consejo de Consulta integrado por representantes independientes y honestos que puedan trabajar en la mejora de las condiciones de los peruanos residentes en Barcelona y Cataluña.

Así sea.


La Asociación Cultural Iberoamericana SCORZA está inscrita en el Registre d'Associacions de la Generalitat de Catalunya, con el número 35.181.

Protección de datos, cookies y otros avisos legales