Internet para escritores: ¿todavía no se lee tu obra en todo el mundo?

por Ismael Fanlo


Hasta ahora, el escritor novel que pretendía publicar su obra, se enfrentaba a múltiples dificultades [1][2]. Y así sigue siendo si pretende que el lector pueda oler la tinta o acariciar el tacto del papel de un libro impreso.

Salvo que tengas poderosas amistades o ya seas escritor consagrado, es muy difícil que una editorial se haga cargo de la edición, maquetación, impresión, distribución y promoción de tus obras.

Y si quieres que el público pueda disfrutar de tu libro, lo más fácil es que recurras a la coedición si necesitas apoyo de revisión, maquetación y diseño.

Es decir, tú pagas a una editorial que te prestará esos servicios y tendrás tus 100, 1.000 o 2.000 ejemplares decentemente impresos y encuadernados, listos para acceder al mercado. Claro que eso tiene un coste [3].

Hoy día incluso se puede realizar esta tarea a coste cero, gracias a las tecnologías de impresión bajo demanda, en que la editorial dispone de tu obra digitalizada, e imprime los ejemplares a medida que se van vendiendo [4].

Pero ¿y la distribución? ¿y la promoción? todo eso debe correr también de tu parte y te verás condenado a ir de librería en librería, por si desean quedarse algunos ejemplares en depósito para poder comprobar al tiempo que casi nadie se interesó en tu obra. Tan sólo podrás vender lo que algunos bienintencionados amigos se decidan a comprar.

Toda esa complicación para que te lean 100, 1.000 o 2.000 personas...

¿Pero tú qué es lo que quieres: tener decenas de miles de lectores o vender unos cientos de libros?

Creo que, como escritor, lo que deseas es TENER LECTORES. ¡Claro que sería maravilloso que pudieses vivir de ello mediante la venta de libros!

Pero si alguna posibilidad existe de tal cosa, pasa previamente por tener una gran base de lectores.

Entonces, ¿por qué no haces asequible tu obra a lectores de los cinco continentes?

Es fácil, es barato (incluso, gratuito) ¡y es muy gratificante!

Naturalmente, me refiero a publicar en Internet. Al fin y al cabo es lo que se han decidido a hacer escritores de la talla de Alberto Vázquez-Figueroa [5].

E incluso algunos escritores han conseguido que la editorial, en este caso multinacional, que les va a publicar el libro impreso, respete los derechos del autor para mantener la publicación en Internet; es el caso del argentino residente en Barcelona, Hernan Casciari.

Tal como él mismo comenta, sobre su reacción ante la solicitud de Plaza & Janés de retirar de Internet su obra "España, perdiste": "Yo no podía regalar algo y más tarde, por el solo hecho de participar en un negocio, quitárselo a los agasajados" [6]

No me referiré en este momento a la posibilidad de disponer de un sitio web completo, que requerirá del escritor unos conocimientos que, aunque fácilmente asequibles, pueden representar una gran incomodidad para el menos habituado a las herramientas tecnológicas.

Me refiero simplemente a la posiblidad de publicar en un weblog (bitácora digital, o blog, como también se denomina coloquialmente) [7].

Un weblog es un sitio web donde, mediante una sencilla interfaz de formularios web, el autor puede publicar lo que desee, agrupar sus publicaciones en categorías, habilitar la posiblidad de que los lectores comenten sus publicaciones, e incluso publicar fotos, ilustraciones o vídeos.

Existen diferentes servicios gratuitos donde los escritores pueden crear su blog:

http://www.blogger.com
http://es.wordpress.com

Existen muchos más, pero estos son los que yo recomendaría; aunque no estaría de más leer alguna comparativa sobre diferentes servicios [8].

Y el procedimiento será tan sencillo como abrir una cuenta, escoger una plantilla de diseño, comenzar a publicar ¡y tu obra ya estará disponible para millones de lectores de todo el mundo!

Ahora bien, el hecho de tener tu obra publicada en internet no garantiza que recibas visitantes a leerla. Nadie te va a librar de la tarea de promocionar tu nuevo blog.

El propio servicio de blog te proveerá de algunas visitas, mediante los enlaces en su propia red; pero si deseas tener éxito, no bastará con ello; también deberás participar en foros, comunicarlo a tus conocidos y, algo muy importante, poner la dirección de tu blog en tu firma de correo electrónico.

Si estás verdaderamente ansioso de tener lectores, incluso puedes encargar pequeñas campañas publicitarias de pago por clic, que te proporcionarán visitantes a un coste ínfimo.

Si tu obra vale la pena, no dudes que pronto recibirás visitas desde enlaces espontáneos que irán apareciendo en otras webs de personas a quienes gustó tu creación.

Sé que te surge una reserva: "¿y si me plagian?". En otro momento hablaremos de esos temores, pero te anticipo que hay un par de servicios que te permitirán detectar si tu obra está siendo plagiada [9].

Ahora, coge esos folios que tienes muertos de risa en un cajón, y PUBLÍCALOS DE UNA PUÑETERA VEZ... ¡A COSTE CERO!

 

REFERENCIAS:

[1] "De la dificultad de publicar un libro"
http://www.asinorum.com/blog/2007/08/de_la_dificultad_de_publicar_u.html

[2] "Como publicar un libro... y no desesperar"
http://www.blascubells.com/Articulos/Como_publicar_un_libro_y_no_desesperar.htm

[3] Costes de coedición:
http://www.e-impresion.com/libros_precios.php
http://www.cultivalibros.com/ediciondelibros.html
http://www.librosenred.com/programas.aspx

[4] Publicar libros bajo demanda:
http://www.bubok.es/
http://www.lulu.com/es/

[5] "Mis novelas gratis"
http://vazquezfigueroa.blog.com/1940255/

[6] "Artículo número ocho, inciso uno"
http://orsai.es/2007/09/articulo_numero_ocho_inciso_uno.php

[7] Más información sobre weblogs en la Wikipedia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Blog

[8] Comparativa sobre diferentes servicios gratuitos de blogs:
http://www.blogmundi.com/2007/04/04/comparativa-de-plataformas-gratuitas-de-blogs

[9] Herramientas para detectar plagios en la red:
http://www.copyscape.com
https://plagiarismcheck.org


La Asociación Cultural Iberoamericana SCORZA está inscrita en el Registre d'Associacions de la Generalitat de Catalunya, con el número 35.181.

Protección de datos, cookies y otros avisos legales