¿A DÓNDE VA LA FEPERCAT?

A la renuncia de la conocida dirigente Ursula Santa Cruz a la secretaría de asuntos sociales de la Fepercat se suma la de Guillermo Romero a la secretaría de asuntos inter-institucionales, con unos argumentos tan convincentes que justifican su renuncia, nos da a entender que este gremio ha caído en manos de dirigentes sin escrúpulos, que se mueven lejos del sentir de la comunidad de peruanos y totalmente vendidos al favor de los representantes del gobierno de Alan García.

Fue Mariana Llano, ex secretaria de cultura de la Fepercat la primera en advertir el juego sucio de intereses económicos y políticos que esconden los máximos dirigentes de esta entidad. Ella renunció a una Federación "cuyos directivos sólo creen en la política y los apretones de mano con sus representantes, en las palabras melosas de sus intermediarios y adulones".

Al mediodía en Moguer

"Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando".

Juan Ramón Jiménez.

Hacia el mediodía, cuando el sol es más que un astro en las alturas, cuando semeja la definitiva antorcha que acabará con las piedras y la yerba de Moguer, de tanto arder; caminamos los poetas venidos desde dispersas herradumbres del camino, ciegos de lejanía, con distintos acentos y las manos vacías de palomas, para estrechar el aire de su encuentro. Con las vocecitas chicas y los pasos apurados por la callejuela larga que iba al cementerio. Al mediodía, cuando enrumbamos en busca del poeta, mientras nos conocíamos y soñábamos con el eco de un poema en las calles sin sombra de Moguer. Al mediodía, desde las atalayas de los vientos que se detienen en cada sepultura, Juan Ramón nos escucha decirle poemas, pronunciarle con respeto en la voz enronquecida del instante, cuando acaso quisimos despertarle del ensueño inmortal que le sostiene en la fragua sin fin de la memoria, porque la gran memoria es la cuna y el cielo de los seres que amamos, de los que recordamos.

Porque Moguer es más que un arrullo de pinos y fresas encendidas. Porque en Moguer aguarda aún la soledad más nítida en la voz del Poeta. Y Juan Ramón existe en cada boca que le nombra, en cada hoja de los árboles enraizados en aquel pueblo blanco que nos acogió como una inmensa madre, a orillas del mar.

Amado Ser Amado Estar

César Vallejo a 71 años de su muerte

"Nuestro Vallejo,
hablándonos de la muerte,
¡Qué lleno de vida está!"(1)
Emilio Barrantes

 

Llama mucho la atención cómo 71 años después de muerto, César Vallejo sigue dando qué hablar, sigue estando en el centro del análisis literario, continúa presente en la vida de quienes buscan tener un mensaje significativo para sí mismos y para los demás, aún suscita pasiones y respuestas a la manera cómo él enfocó la vida, la familia, la patria, las vivencias del amor, la revolución, la opción por los pobres y Dios mismo.

No conozco muchos peruanos que hayan salido del mundo andino para enarbolar su palabra que se nutre de la vertiente cordillerana y decir, con palabras salidas de la toponimia de esas realidades casi rurales del Perú, lo que es para él: la madre, la casa paterna, el labriego, el Apóstol Santiago, los Cristos del alma, los mineros, el niño de la escuela Paco Yunque, Rosada la mujer que vendía chicha a los mineros, los amigos, las convicciones y la muerte misma como realidades que nos acompañan cada día y configuran nuestro universo cultural y humano.

UN SANTO PATRON EN LA BARRIADA

 

UN SANTO PATRON EN LA BARRIADA

 

"Bienaventurados los que sufren, porque de ellos será el reino de los cielos". Era la tonada del joven reverendo Otoniel, desde que pisó por vez primera la tierra peruvina. Los niños más que al rostro le miraban el breviario, preguntándose quizás si éste contendría dulces o monedas. Las mujeres y los ancianos, por su parte, concientes de lo importante que era la presencia de un sacerdote a fin de estatuir el orden espiritual entre la gente le sonreían con simpatía. Los varones, en cambio, le observábamos de reojo desconfiando más de su sotana que de sus intenciones. "Gracioso el frailecito -dijo con tono burlón un salchipapero-. A ver si tiene agallas, y no se va de aquí mañana mismo."

Páginas


La Asociación Cultural Iberoamericana SCORZA está inscrita en el Registre d'Associacions de la Generalitat de Catalunya, con el número 35.181.

Protección de datos, cookies y otros avisos legales